Brain breaks en clase de ELE

 

Los brain breaks en clase de ELE pueden sernos muy útiles (y en clas de inglés, y de historia y de encaje de bolillos, la verdad). 

Aunque pueden ser muy aconsejables en muchos contextos lo son, si cabe, aún más en clase de lenguas extranjeras, ya que el cerebro necesita un nivel bastante alto de concentración para descifrar y comprender el mensaje en la lengua meta. 

Pero espera, Ana…

¿Qué es esto de los brain breaks? ¿Y por qué son tan beneficiosos?

Son, como su propio nombre indica, pausas o descansos mentales de unos 3 a 5 minutos  que permiten a nuestro cerebro no saturarse con tanta información. 

Según los expertos, la capacidad de atención de adolescentes y adultos sanos varían de 10 a 20 minutos, de media. 

Por eso, estas dinámicas son tan aconsejables, porque son una buena manera de desconectar, descansar y oxigenar el cerebro para favorecer posteriormente la concentración. 

¿Y cuándo se hacen los brain breaks?

Depende. Hay quien dice que hay que hacerlos a la mitad de la sesión. 

Personalmente, creo que hay que hacerlos cuando vemos que la atención y la concentración de nuestros alumnos está decayendo. Para mí, ese es el momento idóneo. A veces será a mitad de la clase y, a veces, no necesariamente. 

¿Me das algunos ejemplos?

 

Pues claro. Hay cientos. Y muchos que, sin saberlo, ya conoces y puedes aplicar en tus clases. 

Escuchar una canción: no necesariamente en la lengua que estás enseñando. Solo queremos hacer una pausa y que sus cerebros descansen, sin necesidad de apuntar vocabulario, entender la canción, o buscar los verbos. Solo escuchar y disfrutar. 

-Introducir movimiento: según en qué casos, puede ser una buena idea introducir movimiento en está dinámica. Recuerda que tus alumnos pasan muuuchas horas al día sentados en una silla. Una idea puede ser decir una afirmación y que los que estén de acuerdo se pongan a la derecha y, los que no, a la izquierda. O, por ejemplo, que tengan que levantarse si están de acuerdo y permanecer sentados si no.  

Veo, veo. Creo que esta dinámica no necesita explicación porque todo el mundo la conoce. (Si no es así, puedes dejar un comentario en la entrada y te la explico con mucho gusto).

-El teléfono escacharrado (o teléfono roto en algunos sitios). También es una actividad muy conocida. Consiste en hacer pasar un mensaje al oído a un alumno y que él se lo transmita al siguiente, y así sucesivamente. El último dirá en alto el mensaje que le ha llegado. 

Hay cientos de ideas más, ¡seguro que ahora se te ocurren algunas!

Antes de irte…

OJO. Tienes que conocer bien a tus alumnos para elegir los brain breaks que mejor se adaptan a ellos. Además, te recomiendo que los selecciones dependiendo del momento y las circunstancias. Es decir, que no es lo mismo hacer un brain break cuando tus alumnos están dispersos porque es primera hora de la mañana y aún están medio dormidos, que a última hora del día cuando están cansados, que después del recreo, que cuando en la hora siguiente tienen un examen importante… Te recomiendo que lo tengas en cuenta. 

Me parece una dinámica tan importante y necesaria en muchos casos, que he incluído un módulo sobre esto en el acompañamiento que hago a profes novatos . Si quieres información sobre este acompañamiento, puedes enviarme un email a hola@eleconole.com. Estaré encantada de charlar contigo y tomarnos un café/té/mate virtual. 

¿Conocías los brain breaks? ¿Qué te parecen? Puedes dejar un comentario en esta entrada 🙂 

Un abrazo grande, profe. 

Ana de Eleconole.